Cómo sobreponerse a la muerte de un hijo – Parte II Cuídate

La muerte de un hijo es la pérdida más devastadora que puede haber.  Lee los siguientes consejos que podrían servirte de ayuda.

1  Sé considerado contigo.

Es posible que sientas el impulso de culparte por lo que está pasando, pero no debes hacerlo. Hay situaciones en esta vida que no se pueden controlar. Cuestionarte por lo que pudiste hacer, hubieras hecho o debiste haber hecho es contraproducente para sanarte.

Duerme lo suficiente.

Lo único que quieren algunos padres es dormir. Otros no pueden y se quedan con la mirada perdida antes el televisor. La muerte de un hijo causa un daño extremo físicamente. La ciencia ha mostrado que una pérdida de esta magnitud es similar a la de una lesión física, por lo que el descanso es absolutamente necesario. Duerme si es que puedes hacerlo, pero si no, entonces trata de establecer una rutina para dormir. Puedes tomar un baño caliente, tomar un té de hierbas o realizar ejercicios de relajación. Esto ayudará a calmarte para que puedas tener una buena noche de sueño.

Recuerda que debes comer.

A veces, en los días después del fallecimiento de tu hijo, los familiares y amigos te llevarán comida para que no tengas que cocinar. Trata de comer cada vez más cada día para que puedas recuperar fuerzas. Es difícil lidiar con emociones negativas y con las actividades diarias cuando estás débil físicamente. Con el tiempo, volverás a cocinar para ti. Prepara cosas simples. Hornea un pollo o haz sopa que dure varios días. Busca opciones saludables de comida dentro de tu vecindario o restaurantes que puedan llevarte la comida a casa.

Mantente hidratado.

Ya sea que tengas problemas para comer o no, intenta beber al menos ocho vasos de agua cada día. Bebe una taza de té calmante o lleva contigo una botella para llenar agua. La deshidratación es físicamente extenuante y tu cuerpo de por sí ya está lo suficientemente desgastado.

Bebe alcohol con moderación y mantente lejos de las drogas ilegales.

Si bien es comprensible que quieras borrar el recuerdo de la muerte de tu hijo, el uso excesivo de alcohol y drogas puede agravar la depresión y crear un nuevo conjunto de problemas con los que se tendrá que lidiar.

Toma medicamentos recetados bajo supervisión médica.

Algunos padres consideran que es necesario para ellos encontrar un tipo de ayuda para poder dormir. Además, buscan manejar su ansiedad o depresión con medicamentos. Existen diversos medicamentos y encontrar el adecuado puede ser muy difícil por lo que es mejor consultarlo antes con el médico. Conversa con tu médico para que sepas qué medicamento es el adecuado para ti y planeen un período de tiempo durante el cual lo tomarás.

7  Vuelve a evaluar tus relaciones si es que llegan a lastimarte.

No es extraño que los amigos se alejen durante este período de duelo. Algunas personas simplemente no saben qué decir y otras personas que son padres, pueden sentirse incómodos por el hecho de imaginar que a ellos también podría sucederles. Si tus amigos te apresuran para que superes rápidamente este proceso, establece límites con ellos para que sepan cuál es un tema adecuado para conversar. De ser necesario, distánciate un tiempo de aquellas personas que te insistan en tratar de que superes este momento de inmediato.

Con información de WikiHow

Ayúdanos a extender la voz y compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
To Top