Mi niña preciosa…

Quiero compartir con ustedes la carta que le escribí a mi hija por los 9 meses que estuvo en mi guatita… Espero que cualquier que se encuentre en esta situación tenga mucha fuerza y esperanza, por que no cualquiera Tienen el privilegio de sentir un amor tan grande como nosotras…

¡Cuatro meses!

Mi niña preciosa, te escribo esto sin saber si algún día podré leertelo. Son tantas emociones las que tengo hoy en el pecho sólo por saber que te tengo en mi panza. Nunca sentí más amor en mi vida, como tampoco jamás tuve tanto miedo a que me arrancarán el corazón de a poquito como lo han hecho últimamente todos tus diagnósticos…

¡Cinco meses !

Yo se que tu no elegiste crecer en mi guatita ni que yo pueda ser tu mamá, no elegiste tanto amor por la espera de tu llegada, pero para bien o para mal todo es como es y sólo la vida se encarga cada día de juntarnos o separarnos por un ratito…

¡Seis meses!

Cada día que pasa te mueves más y nos comunicamos a nuestra manera. Te cuento también que te llamas Diana, no te puedo decir porque, sólo a tu papá se le ocurrió y quedaste así, pero creo que es un nombre que te podría agrandar.

¡Siete meses!

Tienes hasta ahora 29 semanas y estoy a la espera de un examen muy importante que crucial para saber tus condiciones de vida; estoy un poco asustada, que digo un poco, muero de miedo de que me digan algo negativo, ha sido todo tan eterno y confuso… he escrito esto a lo largo de las semanas y cuando tengo cosas que contarte vuelvo y lo hago, como te dije al principio de este escrito, espero algún día poder leertelo…

¡Ocho meses!

Mi pequeña, han pasado 5 semanas desde lo último que te escribí… te cuento que hoy tienes 34 semanas de amor. Tengo el resultado y no es nada alentador… quiero contarte que seré fuerte, que te amo y te amaré toda la vida, que me has enseñado a vivir la vida día a día y jamás rendirme. Quiero que sepas también que tu eres perfecta, no hay nada en ti que yo no pidiera. Muchas personas sienten una pena enorme por está situación, muchas personas te quieren mucho aún sin poder conocerte y hasta han tenido mil veces más esperanzas que yo respecto a tu llegada. También quiero contarte que me he negado tanto a la idea de estar sin ti, a no poder crecer juntitas y al mismo tiempo me siento la persona más egoísta del mundo por querer tenerte para mi sin pensar en el dolor y agonia que eso podría causarte… quiero jurarte que jamás haría algo para que tu sufrieras y es por eso que si el destino y la vida nos quiere separar por un tiempo lo entenderé, dolerá, llorare, sufrire como nunca pero sabré que estas tranquila y descansando…

¡Ocho meses y medio!

Dianita son exactamente las 00:00, jueves 06 de diciembre, queda muy poquito para que nos conozcamos por fin  Te cuento que estamos próximos algunas fechas emblemáticas de celebración, como Navidad y año nuevo… para mi, para mi este año será todo distinto y te prometo que cada año que nos acerquemos a estas fechas te pensaré aún con más amor y fuerzas…
Mañana tenemos ecografía y me da un poco de pena ya asistir a esas horas, pero me consuela saber que te podré ver un ratito, total no me pueden decir nada más terrible que lo que ya sabemos.

¡ Una semana para los nueve meses !

Ayer fue Navidad… me acordé mucho de ti, también te hiciste muy presente todo el día con tus patadas… te cuento que me hubiera encantado tener mi árbol de Navidad lleno de regalos y detalles para ti y estar con otra disposición para ese día, pero no podía y no puedo, me rompe el corazón pensar que será la única Navidad que te tendré en mi guatita… quedan dos semanas para conocerte, abrazarte, darte todo el amor que la vida me permita en el tiempo que ella quiera darnos, no hay día en que no imagine tu carita, que piense en tus manitos, en que color serán tus ojos y si te pareceras a mi no. Se ha hecho eterna está espera y ahora sólo me quedan dos semanas para que llegues aquí. Yo te espero sea lo que sea que tenga que pasar, siempre estás en mi mente y hay muchas situaciones que dejó pasar como que no me afectan, pero la verdad es que estoy destruida, no quiero imaginar que pasará después, sólo te pido que me hagas saber que aún estás conmigo, que te sigas moviendo, que no me dejes dormir, lo que tu quieras, pero hazme saber que estas aquí…

Días antes de año nuevo…

Hoy te soñé, no con el momento del parto pero si después, fui tan feliz de poder abrazarte y tenerte unos minutos conmigo. Recuerdo que en el sueño te sacaba fotitos y no te podía soltar… Recuerdo que no podía verte o no me dejaban entrar para eso, pero yo igual pensaba en algo y te encontraba y cuando te vi, sabía que eras tú…

¡Nueve meses!

Te has movido mucho este último tiempo, ya estamos a unos días de las 40 semanas y tu aún no tienes ningunas ganas de salir. Quiero que sepas que siempre que tu mamá te ama y eres el amor de mi vida, que nadie nunca podrá entender lo que yo siento…

Ya mañana cumplimos 40 semanitas, estamos medias pasadas en la fecha, pero un día menos es un día más para mi y para estar contigo… Hoy si tengo mucha pena, me siento muy sola, se que jamás nadie me podría entender ni entender mi dolor. Hoy me duele el corazón, tengo miedo separarme de ti, tengo miedo de no poder soportarlo pero al mismo tiempo tengo que aceptarlo por que se que es algo inevitable. Contigo aprendí el amor, el dolor, la espera, la ansiedad y la desesperación, aprendí como se siente tener alguien que depende de mi, te amo Dianita!

¡Pasado las 40 semanas!

Hija, creo que pronto pronto pronto llegarás, hoy domingo 13 de enero estoy teniendo las primeras contracciones; no son tan insoportables como imagine, me hubiera gustado que esperaras un poco más o un día más por lo menos, Esperemos que puedas !!!

¡Abriste tus alitas! 13 de enero 2019

Te fuiste, jamás algo me dolió tanto en mi vida, el momento más hermoso que he vivido se transformó en el más triste, mi amor por ti siempre será el más grande….

28 de enero 2019

Hoy, dos semanas después de tu partida, recién puedo volver a escribirte. Hija, no te voy a mentir, los primeros días estaba destrozada, no podía pensarte sin llorar, no quería salir a ningún lugar, miraba tus fotos por lo menos unas 3 a 4 veces en al día y lloraba. Puedo decir que hoy me siento más tranquila, pero no ha existido un día que no te piense o recuerde nuestros pequeños momentos juntas o que no recuerde tu hermosa carita. Lo que más recuerdo es el calor de tenerte en mi pecho, como lloraba de felicidad por que estabas aquí conmigo por fin, pero sufría tanto por que sabía que pronto tendría que desprenderme de eso y estaría como hoy, sólo recordando todo bello de ese día…
El día de tu funeral, fue terrible, no pude estar tranquila, sufrí cada segundo hasta que ya no pude verte más.
Ayer, por otra parte, fui al cementerio, le comentaba a tu papá que estaba en estado de shock, dado que no podía creer que yo estuviera yendo an cementerio a ver mi hija. Uno piensa que que jamás va vivir algo así, se admira de las historias que ve en la tv o en la teleton, pero pasan y pasan muy seguido. Tu fuiste una privilegiada por no conocer la crudeza y maldad de este mundo, sólo tuviste el placer de conocer el amor de tus padres por los poquitos segundos que estuviste. Sabes, me siento muy tranquila escribiendo esto, durante el embarazo esto me sirvió mucho y sentía que tu entendias lo que yo podía decir. Te amo mi Dianita, te prometo que jamás nunca en la vida te voy a olvidar, siempre serás mi niña y nadie te va a reemplazar en mi corazón, eres el amor encarnado en persona y yo siempre seré tu mamá. Este es sólo un hasta pronto mi niña, esperaré impaciente el día de volver a vernos y ese día, sabré que por fin podré ser feliz de nuevo.

 

Por: Kim Fuentes Zuñiga

Santiago de Chile. 

Ayúdanos a extender la voz y compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
To Top